Redescubrir los colores reales de la música barroca con los pigmentos de nuestro tiempo.

LE TRIOMPHE DE L’AMOUR, Ballet Royal (1681)

Jean-Baptiste Lully (1632-1687) 

Ouverture, Prólogo, Actos IV y V                                           

 

De 21 a 27 de junio 2019

Castillo de Saint-Germain-en-Laye, 21 de enero de 1681, un año antes de la instalación definitiva de la corte en Versalles. Muchos años después de los últimos Ballets Royaux, Luis XIV decide reponer “al gusto del día” esta tradición anclada en la nobleza desde el Renacimiento. Pero el Triomphe de l’Amour no es un ballet común. Aunque retome la estructura por Entrées (Entradas), Jean-Baptiste Lully (1632-1687) las inscribe dentro de una arquitectura en cinco actos que se acerca más a la tragédie lyrique, como en sus propias óperas.  Lo que lo diferencia de sus antepasados es, también, la sensible disminución de las danzas en beneficio de los Airs cantados.

La aparición en público por primera vez de mujeres bailarinas, en esta ocasión damas de la corte y meses después en la Ópera de París con profesionales (Mlle de La Fontaine, 1655-1738), la fusión de estilos antiguos como el ballet de cour o el Air de cour, la evolución y academización de la danza y la orquesta “lullyana”, perfila ya la ópera-ballet como el género que dominará la escena en el Siglo de las Luces, hasta la revolución. Emerge así su estructura, definida por una sucesión de cuadros sobre una misma temática compuesto por una serie de danzas, Airs y recitativos acompañados. El Triomphe de l’Amour está considerado por muchos especialistas como el “prototipo” de la ópera-ballet del siglo siguiente, aunque curiosamente, Lully no volverá a reproducir una experiencia similar. El compositor de la generación siguiente, Jean-Philippe Rameau (1683-1764), y sus Indias galantes (1735), será considerado como el gran maestro en la materia.

El Triunfo del Amor fue escrito con el pretexto del casamiento del Gran Delfín, hijo primogénito de Luis XIV y padre del futuro Felipe V de España, con Maria Ana Victoria de Baviera. Se llamó a Isaac de Benserade (1613-1691) para escribir los textos de los personajes, pero la mayoría de los versos fueron obra de Philippe Quinault (1635-1688). El ballet se reanuda en París, en el escenario del Palacio Real, a partir del 10 de mayo de 1681. Las máquinas diseñadas por Jean Berain el viejo (1640-1711) impresionaron, casi tanto, como las muchas bailarinas que reclutó la Ópera para desempeñar los papeles que inicialmente jugaron las damas de la corte.