Redescubrir los colores reales de la música barroca con los pigmentos de nuestro tiempo. 

Temporada 2017-18

Viaje a la costa barroca del Mediterráneo

   Les presentamos nuestra nueva temporada 17/18, confeccionada, como de costumbre, alrededor de uno/dos ejes principales que resuenan dentro de los varios ciclos de conciertos. Empezaremos el domingo 22 de octubre y terminaremos el 21 de junio 2018, para la fiesta de la música.

Proponemos este año, un viaje de inmersión en la música barroca de las costas del Mediterráneo. Nuestro viaje imaginario-musical se hará como siempre, en Madrid. Debajo del título de cada ciclo de conciertos, de color verde-azul, se señalan las ciudades (regiones) donde fueron escritas las obras. Empezaremos por la música andaluza del renacimiento y del siglo de oro con Vásquez, Guerrero, Padilla y remontaremos poco a poco la costa del mediterráneo español hasta Barcelona. Veremos de que modo influye el “estilo Austria” y como se contrapone, después de las guerras de sucesión el estilo borbónico, especialmente antagónico de todo lo que hubo antes de la llegada de los Borbones a España. Seguiremos por la costa francesa para descubrir los grandes compositores del Languedoc y de la Provenza como Moulinié, Campra y Mondonville, pero también un compositor negro de Guadalupe (Antillas francesas): El Chevalier de Saint-Georges. Militar de formación, hombre de las Luces, aventurero, su gran talento lo hará popular en el Versalles de Luis XV y XVI, pero sobre todo durante la revolución y su combate para la emancipación de los esclavos. Nos recordará a Mozart, pero antes de Mozart... Terminaremos por la música barroca napolitana y maltesa, el estilo italiano que nos recordará el principio de la temporada en cuanto a su influencia estilística sobre el resto de la Europa latina, y en concreto el final de la época dorada española.

Para Semana Santa, festejaremos el cuarto centenario de Joan Cererols, uno de los más grandes compositores catalanes, emblemático del barroco barcelonés y lógicamente situado en una posición de transición entre España y Francia. Podremos ver las similitudes, así como las diferencias, con la música del otro lado de los Pirineos.

¡Os esperamos a partir del 22 de octubre! Un abrazo de Transbaroque.

El oro barroco de Andalucía

La música antigua andaluza

D22, L23, M24, X25, J26 Octubre 17

A finales del mes de junio pasado hemos dejado a nuestro público en Cuba después de haber recorrido el continente hispanoamericano, desde un punto de vista musical. Volvemos a encontrarnos después del verano, lógicamente, en el sur de España, en Andalucía concretamente.

Hemos vuelto de nuestro viaje a las Españas con el Galeón que, gracias a Dios, nos dejó sanos y salvos en tierra firme después de un viaje largo y peligroso. Le daremos las gracias con un Ave, Virgo, gratia plena, una canción de marineros que se cantaba al bajar del barco. Nuestro recorrido tiene una etapa casi obligatoria en las islas Canarias, en Las Palmas, una parada muy importante para abastecimiento, comercio, etc...

Aprovecharemos para descubrir la música de Diego Durón, un manchego que obtuvo el puesto de maestro de capilla en Las Palmas y que con su talento y su longevidad logró desarrollar un verdadero estilo propio en la isla.

Seguiremos con varios compositores, más o menos conocidos, todos maestros de capilla, y enraizados con el renacimiento andaluz. La nueva corriente humanista andaluza, dará a luz muchos artistas polifacéticos cómo por ejemplo Juan Vásquez, compositor y pintor, o el mismísimo Francisco Guerrero, hijo del pintor del mismo nombre. También podremos recordar de nuevo el viaje entre las Españas con Gutiérrez de Padilla, un malagueño que creará una verdadera escuela en Puebla (México), prolongando el trabajo de su predecesor, Gaspar Fernández.

Queremos señalar que muchas de las composiciones que interpretaremos son arreglos de Transbaroque, que adaptan una música esencialmente religiosa y estrictamente coral, característica de la música española de esta época, a una música instrumental y coral. Veremos como evoluciona la música del sur de España durante más de dos siglos, su fuerte influencia religiosa, las aportaciones de las américas a la música barroca (danzas indígenas, ritmos africanos de los esclavos) y la penetración progresiva de la música italiana, fundamentalmente, en el siglo XVIII.

 

Anónimo:                                Ave,Virgo, gratia plena (Cancionero Musical de Palacio)

 (S. XVI)                                 

 

Diego Durón:                         Ya rompen sus velos (Las Palmas, Gran Canaria)

(1653-1731)                           

 

Juan Vásquez:                       ¿Con qué la lavaré? (Sevilla)

(1500-1560)                           

 

Francisco Guerrero:              Sancta Virgo Sanctissima 1580 (Sevilla)

(1528-1599)                           

 

Juan Gutierrez de Padilla:  A la Jácara, Jácarilla 1653 (Malaga)

(1590-1664)                           

 

José Zameza y Elizalde:      Quam pulchra es, amica mea (Granada)    

(? -1796)                               

 

Felipe de los Rios:                 Sonata Nº II en Re Mayor (1781) (Sevilla)        

(1745-1801)                           

 

Juan Francés de Iribarren:  Jacara de Fandanguillo (Malaga)

(1699-1767)                           

La Navidad entre las sombras y las luces del Levante

La música antigua de Valencia y Cataluña

S16, D17, L18, M19 y X20 Diciembre 17

Nuestro viaje por la costa barroca del Mediterráneo sigue… Hemos embarcado en la costa granadina y bajaremos en Valencia y Barcelona, capitales del mundo levantino. Las grandes diferencias con Andalucía, en lo que respecta a la época barroca, serán los eventos políticos que girarán alrededor de la guerra de sucesión española (1701-1713) y los cambios profundos que generará en la música española.

La tradición principal de la música barroca española, Franco flamenca, austera y religiosa, casi inalterada durante los reinos de Felipe II hasta Felipe IV, se ve poco a poco penetrada por las novedades que llegan de toda Europa, cuando España empieza a ser, por la muerte sin descendencia de Carlos II, último Habsburgo, el centro de las ambiciones de todos los parientes europeos. Ya a finales del siglo XVII, con la llegada de la princesa Palatina y su corte de Dusseldorf a Madrid (1690) y la presencia de la corte del archiduque Carlos de Austria en Barcelona a partir de 1705, llegan famosos violinistas napolitanos, cantantes italianos y toda una inteligentia característica del albor del siglo de las Luces.

Desde Antonio Cabezón y su conexión directa con los flamencos de la corte de Carlos V, pasaremos por Samaniego, Rabasa y sobre todo Francisco Valls, pilar de la composición levantina, y su propuesta de Mapa harmónico: Una reconciliación entre la escuela tradicional, descendiente de los Franco flamencos de tradición germánica, rigurosa y austera, con la escuela nueva, borbónica, brillante u ornamentada, italiana y francesa, más permisiva por ejemplo en el uso de instrumentos obligados en composiciones litúrgicas. Terminaremos con los catalanes, Pla y Soler, donde se puede observar una excelente absorción en la composición, del estilo nuevo. Los hermanos Pla serán entonces los perfectos embajadores catalanes del estilo galante que reina en toda Europa. Es el último soplo del barroco, exquisito, elegante, y a veces delirante, justo antes de la gran ruptura racionalista alrededor de 1750.

Pasar la Navidad en el Levante nos permitirá entender la evolución musical a través de dos siglos de villancicos navideños, una perfecta materia de estudio para acercarnos al estilo de composición en esta época. Una vez más, la música es el reflejo de la España del renacimiento, del siglo de oro y de la guerra de sucesión española que se libra entre las dos grandes familias de monarcas europeos en este principio del siglo XVIII: Borbones y Austrias.

 

Antonio Cabezón:              A la Virgen que parrio (1557)

(1510-1566)                          

 

Joan Cererols:                      Serafín que dulce harmonía                 

(1618-1680)

 

Joseph Ruiz Samaniego:   Sirenas del viento (1668)

(†1670)

 

Francisco Valls:                   Suscipe verbum (1742)

(1665-1747)

 

Pere Rabassa:                      Un Maestro de Capilla (1714-24)

(1683-1767)

 

Josep y/o Joan Pla:             Trio Sonata Nº III en F mayor

(S. XVIII)

 

Antonio Soler:                    A Belén a ver (1753)

(1729-1783)

Una Semana Santa en la Cataluña del XVII

400 aniversario de Joan Cererols (1618-1680)

L12, M13, X14, J15 y V16 Marzo 18

Para Semana Santa, Transbaroque, en su recorrido por la costa barroca del Mediterráneo, deja el ancla en el puerto de Barcelona. No podía ser de otra forma, siendo el año 2018, el 400 aniversario de uno de los compositores más relevantes del siglo XVII en la península. 

Sabemos poco de la vida de Joan Cererols (Martorell, 1618 - Abadía de Montserrat, 1680), pero tenemos documentos que confirman que estuvo unos meses en Madrid, en 1648, enviado por su maestro Joan March (1582-1658) para participar en la creación del monasterio de Montserrat, o Montserratico. Este templo se construyó por iniciativa de Felipe IV para acoger a los refugiados que huían de la insurrección catalana. Hoy en día queda la iglesia de Montserrat en la calle San Bernardo de Madrid, construida a partir de 1668 hasta 1740 y muy representativa de un barroco español tardío.  

La Misa pro Defunctis de Joan Cererols es una obra que nos sitúa en pleno siglo XVII (1650-51), entonces, antes de las grandes influencias borbónicas. El estilo de esta misa reposa sobre una alternancia de canto gregoriano y polifonías sofisticadas que se materializan en el complejo juego de líneas melódicas propias a cada voz. Cada cantante tiene su voz doblada por un instrumento musical en un arreglo pensado, por y para Transbaroque, de una de las múltiples formas que se pudo oír en el siglo XVII. La música religiosa, en reacción a las novedades llevadas por la música profana, tendrá tendencia a encerrarse en un conservadurismo que, en el caso de esta misa, se identifica con un estilo fuertemente influenciado por la música del renacimiento. Nos recordará la música de Francisco Guerrero (1528-1599, Cf. El Oro barroco de Andalucía) o también Tomás Luis de Victoria (1548-1611), que fue el maestro de Joan March, maestro de la escolanía de la Abadía de Montserrat, profesor y antecesor de Cererols en el mismo cargo prestigioso. Transbaroque quiere mostrar con su interpretación que, con la evidente solemnidad de esta misa, convive una sensualidad que nos recuerda en todo momento lo más importante, lo más trascendental: la resurrección de Cristo.

La Ouverture en fa Mayor de Manuel Pla, en fuerte contraste con la Misa de Cererols, permite entender hasta donde evolucionará, un siglo más tarde, la música catalana. Triunfará un estilo borbónico e italiano, brillante y casi frívolo, que podemos comparar con los conciertos para violín italianos y preclásicos de Maria-Laura Lombardini (cf. Mujeres en Las Luces 2). Esta obra esta escrita originalmente para 2 trombas, 2 violines y bajo continuo, Transbaroque propone su propia versión de esta Ouverture, con unas líneas centrales inventadas por nuestro clavecinista, que vienen a reforzar la estructura principal, sin modificar el estilo y la idea de la obra. 

 

Manuel Pla:             Obertura en F mayor (c.1757)*(1766)                     

                                   Allegro

                                   Andantino

                                   Presto           

 

Joan Cererols:         Missa pro Defunctis (c.1650/51)                          

(1618-1680)               Introitus

                                   Kyrie

                                   Graduale

                                   Sequentia

                                   Offertorium

                                   Sanctus

                                   Hei mihi

                                   Agnus Dei

                                   Communio

                                       Libera me

Languedoc y Provenza: "Enfin la beauté que j'adore"

La luz del Mediodía francés

V18, S19, D20 y X23, J24 Mayo 18

 

 

 

Étienne Moulinié:                          Enfin la beauté que j'adore (1624)                            

(1599-1676)                                       Dialogue: Espagnol, je te supplie (1629)                    

 

André Campra:                               Passacaille                                                            

(1660-1744)                                       Cinquième Entrée: L'Europe Galante (1697)

 

Jean-Joseph de Mondonville:      Grand Motet: Coeli Enarrant Gloriam Dei – Salmo 18 (1749)

(1711-1772)                                       Coeli enarrant gloriam Dei

                                                           Non sunt loquelae

                                                           In omnem terram

                                                           In sole posuit

                                                           Exultavit ut gigas

                                                           Gloria patri

                                                           Sicut erat in principio

 

Joseph Bologne,                             Symphonie en Re Mayor Op XI, Nº 2 (1779)      

Chevalier de Saint-Georges:       Allegro Presto

(1745-1799)                                      Andante

                                                          Presto                        

De Nápoles a la isla de Malta

La escuela napolitana del último barroco

V22, S23, D24 y X27, J28 Junio 18

 

 

 

Girolamo Abos:                  Stabat Mater (1750)

(1715-1760)                           Stabat Mater 

                                               Cujus animam 
                                               Vidit suum 
                                               Juxta crucem 
                                               Quando corpus 
                                               Amen 

 

 

Nicola Porpora:                   De Profundis Clamavi (1744)

(1686 – 1766)                         Coro: De profundis clamavi (Vivace)

                                               Aria : Fiant aures tuae intendentes (Andante)

                                               Aria : Si iniquitates observabis Domine (Vivace)        

                                               Coro: Quia apud te (Andante)
                                               Aria : Sustinuit anima mea (Lento)
                                               Duet : A custodia matutina
                                               Aria : Quia apud Dominum (Andante)
                                               Coro: Gloria Patri (Allegro)
                                               Coro: Sicut erat